El Biblioblog

Comentarios y críticas de libros por riguroso orden de lectura

Archivos

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Géneros

  • Filosofia
  • Ensayo historico
  • Thriller
  • Novela historica
  • Ciencia ficcion
  • Fantasia
  • Divulgacion cientifica
  • Otros Bibliófilos

    P. Jorge
    Atalaya
    CRISEI
    La Biblioteca de Babel Cuchitril Literario
    Cadenas bien formadas


    Documentos

  • Historial

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2005 BioMaxi

    Wishlist en Amazon

    Inicio > Historias > Una comedia ligera

    Una comedia ligera

    Eduardo Mendoza, 1996

    La comedia es un género dramático. De teatro, vamos. Y de teatro va la novela. El personaje principal es un dramaturgo, escritor de comedias ligeras, siempre dirigidas e interpretadas por la misma compañía. Y lo que le sucede y se nos narra en este libro parece sacado de una de sus creaciones (de serlo, sería la mejor de su carrera).

    Como para acentuar más el paralelismo entre la vida supuestamente real del escritor y los actores y las vivencias de los personajes de las representaciones teatrales, la novela se podría estructurar en actos. Como en toda comedia de enredo, los personajes van apareciendo, orbitando alrededor de la vida diaria de Carlos Prullàs.

    En lo que resulta ser una larga introducción, Mendoza dibuja un retrato costumbrista de la Barcelona de finales de la década de 1940, un esbozo de la clase acomodada, su levedad, su aceptación sumisa del orden impuesto por conveniencia propia, la ausencia de valores sustituída por el mantenimiento de las apariencias.

    Pero todo esto cambia drásticamente al inicio del nudo. Algo trágico ha sucedido, algo que altera para siempre el devenir cotidiano de los personajes y sus relaciones con el mundo que les rodea. Carlos Prullàs se ve involucrado en un asesinato. Hasta aquí todo lo típico de un enredo, pero conforme la trama se complica, así mismo evolucionan los personajes, destapando sus lados más siniestros al tiempo que las barreras artificiales que la sociedad de la época había establecido van cayendo ante los ojos del espectador que sigue las incidencias de la investigación.

    Y es que la narración en tercera persona, siguiendo siempre al personaje principal, y el estilo indirecto de los diálogos (excepción hecha de las escenas de ensayos teatrales), hacen que uno se sienta más como viendo una película que leyendo una novela. Y así, comiendo palomitas, vemos como Prullàs es capaz de ciertas bajezas y víctima de otras, vemos como Barcelona no sólo es el paseo de Gràcia y la gente bien, sino también (y quizá sobre todo) los arrabales llenos de gitanos, putas y desechos de la sociedad. El contraste entre ricos y pobres se refleja también en una marcada diferencia cultural, la culta expresión de los educados y la tosca pero efectiva manera de comunicarse de los bajos fondos, donde la gramática y la ortografía difícilmente pueden imponer sus normas. Pero no sólo es cómo hablan, sino cómo se ven y cómo se comportan, las diferencias aparentemente abismales en lo que uno entiende o considera como normal o aceptable.

    Así, aunque la novela empieza en tono ligero, como si fuese una de las novelas protagonizadas por el fantásticamente desquiciado detective por obligación de "El misterio de la cripta embrujada" y secuelas, como casi todas las creaciones de Eduardo Mendoza (todas las que merecen la pena, vamos), terminamos encontrándonos con la Barcelona trágica de "La ciudad de los prodigios", con sus dos caras tan antagónicas pero a la vez tan igualmente corruptas.

    Por supuesto, todo acaba con su desenlace; el final aparentemente propicio para Prullàs pero que sin embargo deja un regusto pesimista en el lector, como si fuese inconcluyente con respecto al eje de la trama. ¿Se ha solucionado el caso o se ha encontrado una solución satisfactoria para todas las partes implicadas? No parece claro aunque uno sospecha que, como siempre, puede más el mantener las apariencias y favorecer el status quo que sacar a la luz la verdad. Total, los únicos que salen perdiendo son cuatro pordioseros, ¿no?

    2005-08-19 18:47 | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://biblos.blogalia.com//trackbacks/32391

    Comentarios

    1
    De: BioMaxi Fecha: 2005-08-19 19:01

    Por si no queda suficientemente claro con la crítica, ahora lo digo directamente: recomiendo la lectura de este libro a cualquiera.



    2
    De: brunella Fecha: 2005-09-18 00:40

    esta bien bonito pero lo que le falata es u poquito de romance
    ok



    3
    De: fer Fecha: 2009-06-13 20:07

    La novela respira ironía y contrastes. Es una novela ligera, con matices, con un personaje que no es nada patán, pero que vive en un medio burgués, un escritor de teatro de enredo...en la Barcelona de los años 40. Es verano y la historia oscila entre Barcelona y un pueblo de playa (en verano se para el tiempo). Un personaje que vive bien, en una ciudad miserable, desde lo socioeconómico y político. El prota “Prullás” va encontrándose todo tipo de personajes en su enredo personal, pero él moralmente no entra en partido e intenta salir airoso. Enamorado de su mujer a la que pone los cuernos, que a su vez le asegura un porvenir excelente...al final su vida parece que cambiará y será más convencional. Ni siquiera se acaba de resolver la trama del asesinato...Muy recomendable, si te gusta Mendoza.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.125.164 (03595904f5)
    Comentario

    portada | subir