El Biblioblog

Comentarios y críticas de libros por riguroso orden de lectura

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Géneros

  • Filosofia
  • Ensayo historico
  • Thriller
  • Novela historica
  • Ciencia ficcion
  • Fantasia
  • Divulgacion cientifica
  • Otros Bibliófilos

    P. Jorge
    Atalaya
    CRISEI
    La Biblioteca de Babel Cuchitril Literario
    Cadenas bien formadas


    Documentos

  • Historial

  • Blogalia

    Blogalia


    ©2005 BioMaxi

    Wishlist en Amazon

    Inicio > Historias > Ham on Rye

    Ham on Rye

    Charles Bukowski, 1982

    ¿Quién no ha leído "El guardián entre el centeno"? The Catcher in the Rye nos habla de un chaval con complejo de Peter Pan, inadaptado y cínico. Y rico.

    Éste no es ese libro, ésta es la reacción de Charles Bukowski: ¡Qué mierda sabrás tú, Holden Caulfield, lo que es tener problemas familiares! Es muy bonito hablar sobre la inocencia, la falsedad de las relaciones sociales y demás cuando sabes seguro que tendrás algo que llevarte a la boca; qué fácil es resistirse a la madurez cuando ésta no se te impone a base de correazos.

    Henry Chinaski es un niño alemán, hijo de padres emigrados a Los Ángeles en los años 20. Su padre reniega de una familia destrozada por el alcohol y pretende educar a su hijo con mano de hierro para hacer de él alguien de provecho. La crisis aprieta y la familia vive engañandose a sí misma; Henry no puede tener contactos con otros niños de su barrio y en el colegio, por su insociabilidad es marginado, llegando a convertirse en un imán para otros despojos, objetivo constante de los matones de turno. Pero él se rebela, él no es como esos que se le pegan como moscas, él quiere ser diferente. El día que finalmente explota, pega una paliza a uno de esos niñatos. Como consecuencia, recibe el castigo corporal del director del colegio y de su padre, que desde entonces le coge el vicio a azotarle con la correa de afilar la navaja de afeitar. La violencia termina generando más violencia, que a su vez trata de ser reprimida usando más violencia. Es cuestión de tiempo que Henry pase de ser el niño raro al adolescente problemático, sin perspectiva alguna ante la vida, consciente antes de tiempo de que la clase socioeconómica de su familia, su barrio, tiene más importancia en determinar sus posibilidades que su talento o capacidad. Los niños ricos van en coche y tú andando, ellos se llevan las chicas y tú los granos.

    Capítulo tras capítulo asistimos a la progresiva decadencia de Henry, su transformación en Hank, y no podremos evitar que la empatía incial, la pena amarga ante una infancia perdida, se transforme en un rechazo, repugnancia. Cuando finalmente se libera de su padre, él mismo se ha buscado ya amo más peligroso: la indulgencia, la autocomplacencia, la embriaguez como falsa felicidad, distorsión de la realidad transitoria que tatará de buscar siempre que pueda. Cuando la historia termina, lo hace con un chaval que ha abandonado el bachillerato, que vive en una pensión de mala muerte, que jugando consigue dinero para bebida. Y solo, después de que todos sus amigos (aquellos que tratan de acercarse a él) hayan sido apartados de sí por él mismo, generalmente a golpes. Y acaban de bombardear Pearl Harbor.

    En definitiva, todo un contrapunto al sueño americano magistralmente ejecutado. La historia te atrapa desde el principio, y la narración es tan fluida y natural que uno no sabe cuándo parar de leer, ni puede ni quiere. "La senda del perdedor", que así lo tradujeron, es un libro que recomendaría a todo el mundo. Y, para que así sea, dejaré que el libro continue la vida viajera a la que Mewt lo entregó.

    2005-06-21 17:54 | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://biblos.blogalia.com//trackbacks/30991

    Comentarios

    1
    De: mewt Fecha: 2005-06-21 18:05

    Me alegro de que te haya gustado ;-) No diré que fue fácil desprenderme de ese libro (era el único recuerdo tangible que me traje de Londres) pero nada más leerlo sentí que viajar en un vagón de segunda clase era el destino perfecto de este libro...



    2
    De: nfer Fecha: 2005-06-25 01:58

    Hay libros que parecen escritos porque uno no pudo hacerlo. Como que nos da vergüenza leerlos y a la vez lo leemos, como expiación a nuestra impericia.
    Además de reflejar el falso sueño americano, me hace pensar que el personaje es - como tantos otros - el reflejo de nosotros mismos, cuando en lugar de abrir puertas y buscar la salida, cerramos las puertas y les ponemos todo tipo de trabas para seguir seguros en nuestro propio pozo de miseria...



    3
    De: BioMaxi Fecha: 2005-08-20 18:17

    Por cierto, que el libro fue liberado en un compartimento de segunda en un tren en la estación central de Praga.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.139.105 (8476230961)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir